Un baluarte Santo
Sin duda, la vida de Adán Balbín es como sacada de una película que ensalza la vida y el sacrificio, complementado con el sufrimiento.

El mediocampista de la Universidad San Martín, Adán Balbín Silva, llega al equipo Santo en enero del 2009 y debuta en la Copa Santander Libertadores 2011, ante River Plate. Transcurrían los primeros minutos de este encuentro, cuando sucede algo lamentable, Adán lucha un balón y tiene que ser cambiado ante el incesante dolor. Pasados los días y con la evaluación respectiva se determina que el ariete albo tenía una rotura de ligamento cruzado,  que lo dejaría un promedio de un año fuera de los campos de juego.

Su vuelta fue relativa, jugando más en la Reserva de Orlando Lavalle y alternando esporádicamente en el primer equipo del año 2010. Sus buenas actuaciones y el préstamo de Josepmir Ballón, hicieron que él tome el  titularato de ese medio campo, para que no lo suelte hasta estos momentos.

El llamado a la selección peruana no fue ninguna novedad para el buen volante de marca, pero fue un salto muy importante en su carrera, ya tenía otras metas y buscaba consolidarse y un lugar en la selección. La Copa América fue el trampolín perfecto, que ya no sea solamente  el jugador que destaca en el medio local, sino que le llegaría el momento de sobresalir y ser pieza inamovible en el once rojiblanco. 

Jefatura de Prensa Deportivo USMP
25 de Julio del 2011

Volver