Grito de Gol
Un punto de oro que sirve para seguir sumando y aspirar al primer lugar del Grupo A.
Anotar el gol del empate en la última jugada del partido genera, sin duda alguna, una emoción gratificante. El gol convertido por Alexander Succar grafica el tesón y perseverancia de un equipo que pese a ir abajo en el marcador y a las condiciones en el trámite del juego, nunca se dio por vencido.

Una vez más la San Martín demostró ser un equipo comprometido con la institución. Si bien el desarrollo del juego favoreció al conjunto rival que aprovechó su condición de local y su aliado, la altura, los de Santa Anita no se amilanaron y consiguieron dar el golpe en el cierre del partido.

Rosario consiguió abrir el marcador por intermedio de Jesús Rabanal. Después de conseguir la ventaja, los de Huaraz intentaron ampliar la ventaja, pero la defensa santa repeló los ataques. Para la segunda mitad el profesor Lavalle realizó variantes con la consigna de revertir la situación. Ingresaron Succar, Correa y Domínguez para aportar al volumen ofensivo del equipo.

Corrían los últimos minutos del cotejo, todo hacía parecer que Rosario se quedaría con los puntos, pero Ponce recibió una falta en el medio campo, tiro libre a favor de los santos.

Los once jugadores metidos en el área, hasta el capitán Farro. 
Correa ejecutó con potencia y precisión, y en una trifulca en el área apareció Succar para empujar el balón hacia el arco. Poniendo así el empate desatando la euforia en el banco de San Martín, y desazón en el rival y el público asistente.

Un punto de oro que sirve para seguir sumando y aspirar al primer lugar del Grupo A.

Fotografía: Antony Ramirez Pomiano
Jefatura de Prensa Club Deportivo USMP
04 de Mayo del 2017

Volver